Páginas vistas en total


I made this widget at MyFlashFetish.com.

lunes, 28 de marzo de 2016

Capitulo 5. Dos Años Después

La historia es creada por su administradora. Hecha por Teresa Briseño

Capitulo anterior Aquí

Disfrútala con una almohada cómoda.

---------------------------------------------


JENNY
Ya han pasado dos años desde que hemos recibido la luz, aunque no he recibido un gran cambio en toda mi piel, se que la sustancia blanca hace su trabajo, me veo cada vez distinta, me muero de ganas por la combinación de mi color de ojos.
No me cambiaba el pelo todavía, aun tengo esperanzas de que se quede justo como esta, que no cambiaría nada. Pero los maestros dicen que no de todo por hecho. Ellos dudan, pero yo creo que mi transformación será de lo más leve de todas. Lo aseguro.
Pero estoy más segura de lo que ocurrirá en este día. Pues le diré a Josh lo que siento al fin.
No creo tener problema en hacerlo ahora. Estoy lista para enfrentarme a las consecuencias de mi amistad de una vez. De verdad, siento que es el momento. Lo sé. Además estaría segura que me dirá lo mismo.
Tengo que decirle. Me miro en el espejo por última vez antes de tomar mi iniciativa. Llevo mi vestido verde con flores blancas que me llega hasta las rodillas con mis fabulosas sandalias. Mi pelo recogido con una pinza de mariposa y un poco de rubor.
Necesito estar presentable para él. Debo verme bonita en toda ocasión. Como quiero decirle ya lo que siento. Nunca me había pasado antes. Esa chica insegura, ya ha cambiando y esta emocionada por sacar al fin esa maleta de niños.
Podría ser por la luz que la ayuda a demostrar lo que es. La ayuda en los momentos más difíciles y super cada adversidad.
Salgo de mi habitación rosa y me enfrento a mi nueva vida. Necesito canalizar mi poder de sentir a las personas.
Al inicio de la transformación solo podemos tener conexiones con las otras personas y fortalecer escudos. Los mejores poderes quedaban al final, a la llegada de la verdadera transformación. No puedo evitar pensar en lo genial que será todo.
Solo Josh y yo, formando un equipo. No quiere quitar a su hermano Axel pero de verdad de ahora en adelante tendrán que dejarnos solos para sentirnos como verdaderos novios.
Yo sé que él le gusto como yo a él. ¿Cómo no podría no gustarle? Soy lo que todos los chicos han querido. Pero solo me fije en uno.
En mi mejor amigo. De verdad no aguanto más. Necesito decirle a todo el mundo. Se que esta cerca del jardín, lo veo con su dulce cabellera, que solo las puntas ha dejado ver algo rubio. Adorare que sea de ese color, de verdad no puedo más, me dirigí a él para estar enfrente de su cara, pero no esta solo. Sino con la rara de Amanda.
No es que me cayera mal, sino que esa dulce amistad, entre ella y yo, desapareció de la nada. No supe cuando fue, tal vez el año anterior cuando vi que en ella emanaba una energía absolutamente negativa para mi.
No entiendo como Josh todavía esta con ella. Debería sentir lo mismo que yo. De seguro no es capaz de verlo, creerlo o no ha desarrollado ese poder aún. Me gustaría tener los otros poderes ahora, lástima que tenemos que esperar un poco más. Todos hemos crecido con algo que marcará nuestra era de la luz, menos ella.
En vez de tener aunque sea una mecha rubia o roja, se ha quedado negro, incluso su color de piel. Como si en vez de cambiar, estuviera obteniendo más el color.
Pero eso no me detendrá. Así que me acerco a ellos para hablar con Josh en privado.
---------------------------------------------------------------
JOSH
Esa bella mañana, todas las estrellas eran grandes luces. Igual que nosotros. Menos mi dulce amiga Amanda. Estaba demasiado triste, pues durante este tiempo no ha cambiado nada de su pelo o piel. Pero si me ha dicho que todos los poderes han ido aumentando. 
Esas partes del futuro, sabemos que no todas son ciertas, pues cambian dependiendo de como surgen. Algunas si se pueden mejorar, otras no. Ella no puede ver si le sucede algo a ella, al parecer solo ve el futuro a través de sus ojos,  no se ve, simplemente observa.
Desanimada, la lleve al jardín para que pudiera ver que sería como todos nosotros, no olvidara lo que era. Una light, una luz, igual que nosotros.
-No importa lo que hagas Josh - decía Amanda -, se que algo va mal en mí. Todos se dan cuenta menos tú.
- Es porque ellos no ven lo mismo que yo - dije acercándome a ella -. Una dulce estrella a punto de despertar. Yo sé que para ti será más lento. - sostuve sus delicadas manos morenas  - Pero la verdad...
- Josh que bueno que te encuentro - dijo una voz conocida acercándose.
Era Jenny. Llevaba un vestido verde y blanco, arreglada con una mariposa. Se veía alegre. No entendía porque estaba aquí. Debería estar en su clase de combate y estrategia con mi hermano.
- Hola Jenny ¿qué haces aquí?
- Solamente pasaba por estos rumbos para encontrarte y decirte algo - observo a Amanda y como si fuera solo la que escuchará las ultimas palabras - a solas.
Amanda se quedo por un momento estática. Como si procesara toda esa infomación. Le pregunte qué si todo estaba bien, ella volviendo a la realidad del universo contesto que si, solamente recordó algo y debía irse en ese instante. Retomariamos nuestra platica sobre ella más tarde.
Y también la mía. Salio sin voltear atrás. Como yo esperaba que lo hiciera. Ya solos en esa parte del jardín de arbustos, árboles y flores de miles de colores que nunca veo cambiar de color, Jenny me contaba las dulces palabras de su corazón.
- Josh, - dijo delicada y acercándose más a mi, sin dejarme casi, espacio personal - quiero decirte que... - un poco nerviosa era su voz, pero luego me miro y con más seguridad continuo - me gustas de hace mucho tiempo. No puedo seguir siendo tu amiga viéndote de esta manera. eh, ¿tú.. no lo has ... sentido?
Nunca pensé que Jenny, me dijera esas palabras, ella esperaba una respuesta en este momento, necesitaba saber lo que sentía por ella, realmente. Así que solo confíe lo que me dictaba mi mente y corazón para ella.
--------------------------------------------------
AMANDA
Tenía que correr. No podía espiar esa conversación aunque mis visiones se trataran de eso. Esperaba ese día, sabia que había llegado cuando puse un pie en ese jardín, cuando apareció Jenny. Antes eran simplemente visiones de jardines, arboles, flores amarillas, moradas, azules, rojas, girando a mi alrededor, yo con Josh, Jenny, los sonidos de los pasos, sus delicadas palabras, su decisión.
Yo sabía ahora que iba a decirle, cambie mi futuro, pero no el de él. 
A pesar de no oír esas palabras, me iban a doler de cualquier manera, porque nunca estuve en el corazón de Josh de esa manera. No importaba si me decía que al final era una luz, que sería lo mismo que ellos, una chica convertida en una brillante sensación. Nada de eso importaba si no podía verme como yo lo hacia hace un año.
O al menos cuando pude entender que esa amistad no era eso. Yo lo veía igual que Jenny este día, solo que al final, ella ganaría la batalla.
Corría hasta que llegue a la gran Ventana del Universo, donde una vez Josh y yo vimos las estrellas, esa vez cuando agarro mi mano, la cual no quise soltar, la cual quise tener por siempre. Me inque y cayeron lágrimas en mi rostro.
Recordando ese recuerdo de hace dos años, el cual no valía nada hasta ahora. Nada en mi existencia lo hace, cada vez estoy más lejos de mis compañeros, de Jenny, de Axel, todos ellos, ya no se acercan a mi ni por error. Algo tengo mal, lo siento, lo sé.
Josh es el único que ha estado conmigo durante estos últimos años, pero no ha visto lo mismo que yo. No lo ha sentido. No se da cuenta como mi mundo ha estado cayéndose durante este tiempo, él es el único que se ha mantenido, hasta ahora.
Todo será diferente. 
Pero realmente ya ha sido diferente desde hace mucho tiempo.
----------------------------------------------------------------------------
JENNY
Cuando escuche esas palabras, me sentí la chica más feliz de toda la galaxia.
"Si Jenny, siento lo mismo que tú"
Incluso creí que lloraría, no podía creer lo que escuchaba. En ese momento lo abrace, lo más fuerte que pude, realmente mi sueños se hacían realidad, al fin pude decir lo que sentía al chico que tanto me gustaba, lo mejor de todo es que sentía lo mismo que yo.
Es el día más glorioso de mi existencia. Realmente lo fue.
Después de ese momento todo cambio. Lo presentía en todo mi ser.
No era el momento de darle un beso. No quería ir tan rápido con él, solo espero no tardarme mucho tiempo para dar el otro paso, aunque yo esperaría que el lo hiciera, o al menos le daría señales o algo, sería lo más clara posible.
Así que después, juntamos nuestras manos para demostrarle al mundo nuestros sentimientos, nuestro amor correspondido. 
Enseñarle a Amanda y a los otros, en especial a mi "amiga" quien gano al final. Porque hay que aceptarlo, siempre la vio como una hermana, y eso sería siempre.
O tal vez, eso cambiaría después de todo. Su amistad estaba contada, le diría la verdad sobre lo que presiento sobre ella, verá que tengo razón, terminará su relación y al final, solo seremos nosotros dos, aparte de Axel.
Pero al final se iría con alguien, tal vez con Bethany, pero ya no es seguro, pues ella ha estado con otro chico. Le conseguiré a alguna para que olvide a esa chica y nos dejen solo a nosotros dos. Combatiendo cara a cara de esos Darks, como la hermosa pareja que seremos.
Estaremos juntos pase lo que pase.
Porque estábamos destinados a esto desde un inicio.
----------------------------------------------------------------
FUGAZ / NOVA
El pasillo era luminoso, no tanto como mi interior. Aunque haya estado en esta escuela todo el tiempo, a veces es aburrido, es simplemente otra forma de vivir. La cual ya no soportaba. Por eso al cambiarme de bando sentí como si otra mitad se liberará de mí, como si esa pequeña parte despertará aunque tuviera luz en mis venas.
De esa manera, supe que no éramos completamente luz, esa sustancia solo aparentaba algo de nosotros, algo escondido en todo el mundo.
Ya casi llegaba a la oficina de la Directora Estrella, había esperado años para este momento. Necesitaba su total autorización para hacer mi nueva clase de "discapacitados". 
Esperaba que tuviera a mi nueva alumna para mis entrenamientos y "curas", era una anomalía que varios chicos no presentaran signos de luz, porque los anticuerpos se encargaban de defender cualquier sustancia extraña para ellos, algunos los adaptaban y otros, los esparcían. 
Eran demasiado buenos esas bacterias viviendo en nuestro cuerpo, pero yo sabia que mi dulce niña no tenía ese problema.
Toque la ancha puerta café con negro. Espere a que me dieran permiso de entrar y me deslice por la oficina de la gran directora. No era un gran lugar, pero tampoco uno tan pequeño. Es el espacio justo para ella. Con sus grandes libros del armario de atrás, sus documentos, pinturas y su gran mesa en el centro de todo. 
Sus escaleras angostas que la llevan a su biblioteca personal. Y claro las sillas enfrente de ella para observar a los maestros y malos alumnos de una manera de autoridad y poder. Envidiaba su trabajo, pero me alegraba trabajar con el bando correcto.
- ¿Qué sucede Fugaz? - dijo sin dejar de mirar sus documentos blancos de la batalla.
- Se han presentado varios chicos especiales, he esperado un tiempo para ver su reacción y realmente rechazan la luz como es. - dije parada observándola.
- ¿Puedo ver la lista de los chicos? - dijo, le pase una hoja de mis candidatos para el grupo, vio detalladamente cada nombre, es su gran poder, memorizar cada uno de los nombres de cada alumno. Se porque es directora. - ¿Es correcto esto?
- Si Directora Estrella, se que no es común ver a capitanes pero eso nos da a entender lo fuerte que son, incluso con la luz. Quiero entrenarlos para su intoxicación lo más pronto posible. ¿Inicio la sesión?
Esperé por un par de minutos, tal vez fue algo inoportuno sacar uno de los grupos más altos pero antes ya había pasado. Nada más espero que no tenga tan desarrollado su manera de ver las cosas. De verdad estaba a punto de preocuparme y sudar sobre todo este asunto pero antes de hacer una estupidez la directora resplandeciente con su cara seria dice:
- Claro de que si Doctora Fugaz - usando mi titulo, continua -, necesitamos que los chicos sean capaces de ser luces. Solo espero no perderlos.
Me aleje de su oficina, despidiéndome de ella. Note un poco de preocupación de ella, además de sospecha. 
Unicamente espero que solo sean imaginaciones mías, no quiero correr el riesgo de estar en una gran investigación. No ahora que he encontrado a la Princesa de la Oscuridad de las Estrellas.
De todas maneras, lo lograre, aunque me investiguen.
Porque yo Fugaz, renunciaré a ese nombre para llamarme realmente como soy, una Nova capaz de todo.
------------------------------------------------
Capitulo 6. Siempre lo Estaré    Aquí

sábado, 26 de marzo de 2016

Capitulo 12 Parte 2

Los derechos son reservados por Disney.

Parte anterior Aquí

Disfrútalo con series mientras estas enferma.
----------------------------------------------------------------

William J. Turner Jr.

El alba se escondía entre las velas del magnífico Perla Negra. El día daba para navegar perfectamente sin ningún obstáculo, al menos en el clima. Todos los piratas se reunían para dar inicio a la tradicional lucha entre Zazil Ha y John Read.

La verdad, fue una gran fascinación como ayer hicieron su danza con las espadas, pero ahora, resulta extravagante verlos enfrentarse. Zazil Ha tenia un buen manejo de la espada, no dejaba que John pudiera herirla, pero la miraba algo distraída. Creí que Zazil podría detener más la espada por más tiempo y dar otra lucha, pero se ve abatida, tanto que deja que John, sin ningún esfuerzo, tire su espada hacia los pies de Jack.

Barbossa entra para dar por terminado la pelea y todos entran a sus labores. Rápidamente me encamino hacia Zazil Ha, mientras John la ayuda a levantarse.

- Creí que ibas a despedazar a John pero creo que estas un poco distraída.

- Debe de ser porque no pude dormir toda la noche - respondió con la cabeza agachada, no quería mirar a la persona que aún sostenía su mano, la cual luego se entrelazo entre sus dedos. Lo cual me irrito mucho.

- Bueno, debió darte un gran sermón Sparrow por todo el caos que se armo el día de ayer.

Supe que estuvo a punto de besar a John después de que terminaron su batalla. Yo estuve muy ocupado hablando con mi madre para saber que cosas fueron cambiadas a la historia, tal vez sea un buen momento para decirles la verdadera historia, aunque no tardaría tanto en explicarla.

- Jack no es tan bueno con los sermones, en ese caso Nandita si lo era, y demasiado ¿no lo crees John? - miro fijamente luego a John.

En eso John soltó las manos de Zazil, la cual, su cara cambio al no tener la presencia de su amado y los dirigió hacia la cabeza, gritando a los cielos.

- NO HABLES DE ESA BRUJA INFERNAL, FUE LO PEOR QUE PUDO PASARLE EN ESTE BARCO.

- No le creas Will, es solo de John era un niño muy travieso. - me dijo al darme una mirada para después dársela a John esperando su respuesta.

Antes que John pudiera defenderse un grito se escucho por todo el barco, al parecer Barbossa necesitaba de su discípulo. Se despidió de nosotros dejándonos a nosotros solos.

- ¿Qué le ves a John,  Zazil?

- ¿Perdona? - dijo confundida con mi pregunta levantando un poco la mirada.

- ¿Qué es lo que te gusta de John? Estoy seguro que algunas chicas lo llamarían guapo y todo por su físico y cosas así, pero tú has estado demasiado con él, algo debió llamar tu atención.

- Porque la pregunta Will....- dijo pensando un poco para después mirarme y hablarme lo más seria posible -, Oh Will, yo me siento halagada pero apenas te he...

- No Zazil, no es por eso - rectifique, aunque no estaba seguro si realmente me gustaba, si esto era amistad o algo más  -, no creo que me entiendas, es solo que yo no he sentido nada por alguien y quisiera saber lo que se siente.

- Esto es un poco incómodo pero haré una excepción por ti. - dijo con gran admiración hacia mi -¿Qué es lo que me gusta de John? La verdad no se lo que le veo a este imbécil, de niños no me trataba tan mal al inicio pero eso cambio con el tiempo, después de... - me miró, pensó sus palabras y al final respondió -, mi cumpleaños 15 el empezó estar atento conmigo y de la nada me enamoré por sus buenas acciones.

- ¿En serio? Debe haber más. No me convence.

- ¿Qué esperabas? Querías escuchar que una luz lo ilumino de la nada, con el viento del alba despeinando su pelo negro, lo miré y mi corazón explotó miles de sensaciones alrededor de todo mi cuerpo.

- No lo creo. Pero algo debe gustarte físicamente.

- Si hablamos de lo físico, lo único encantador de esa estúpida estrella, serían sus ojos...- después miro a la nada -  Esos ojos cafés, que no puedo dejar de admirar, me transmiten un lugar desconocido, pacífico, un lugar donde mis problemas pueden resolverse, un lugar donde pudiera considerarse mi hogar...

- Creo que es hora que me enseñes unos trucos con la espada, ya que esto se volvió muy...

- ¿Incómodo? - respondió quitándome mis palabras.

- No Zazil Ha, jamás me vas a incomodar.

- Okay, ahora si se puso incomodo la cosa. Pero te enseñaré para quitarme esta sensación.

Así Zazil, me enseño unos cuantos trucos, nos reímos cuando ella ganaba, cuando yo ganaba y cuando no podía manejar muy bien la espada. Dejándome con sentimientos todavía no resueltos.

------------------------------------------------------------

Zazil Ha.

Fue una gran distracción estar con Will Jr por un tiempo, pero eso no era excusa para no recordar lo que sucedió anoche. No pude escuchar lo que hablo con la tal Hime, si era en realidad ella, ya que cuando baje, con mucha dificultad porque todavía no supero mirar hacia bajo, ya se había ido, y estuve a punto de encontrarme con John, pero como buena cobarde como mi tutor - quien lo diría -, me escondí en unos de los barriles y no noto mi ausencia.

Me saco mucho de mis olas que Will me preguntara de eso. Es decir, he tenido a varios pretendientes y es un gran honor que me consideren una chica bonita pero, sé que no me gusta. Además puede ser mi hermano, y no, no deseo nada de incesto. Que asco.

Por si fuera poco, sé que jamás será mi tipo, yo adoro a los chicos malos, soy un pirata, sería raro que me gustará un lindo chico.

Necesito hablar con John sobre su pasado y sobre la sirena del parecido de Hime, pero no se como empezar la conversación, no es tan fácil como soltarlo al aire.

Tal vez se de la platica hablando sobre mi hogar, así puedo decir el nombre de Hime y su expresión pueda cambiar a otra. Si, eso haré.

Lo busque por todos, hasta que le di con su rebelde cabello oscuro castaño, y su hermoso uniforme de pirata. Debo dejar a mi mente pervertida por un lado. No debería actuar de esa manera. No ahora. Voy a darme valor para hablarle. Solo tengo que caminar unos pasos más hacia él.

Pero antes que pueda hablarles.

Se escucha un barco hacia nosotros.

Una visita ha llegado.

Un barco plateado con velas albinas.

Una visita no muy agradable.

--------------------------------------------

Venga inspiración a mi. Solo necesitaba leerlo otra vez, e incluso volverlo a escribir. Como extrañaba esto, al igual que ustedes.

Espero que les guste y pueda darles el capitulo completo durante estas vacaciones.

Buenas lecturas les deseo.

Capitulo 12 Parte 3 Aquí

martes, 22 de marzo de 2016

Capitulo 4. La Risa No es la Misma

Esta historia es original. Hecha por Teresa Briseño

Capitulo anterior Aquí

Disfrútalo con un té

------------------------------------------------------------

JOSH
Nunca me había dado cuenta que nuestras iniciales de los nombres pudieran combinarlos nuestros compañeros, pero desde que nos juntamos nos llaman la risa o JAJA (Josh, Axel, Jenny y Amanda) . Fue muy interesante conocer la importacia que tenemos con ellos. Siempre somos los que destacamos en clase, pero no la mayoría de veces por estar en el salon.
Mi intención no era saltarme la clase de esa mañana en la cual nos explicaban acerca de como ser un buen capitán, después íbamos a entrenar para utilizar la luz Libris en nuestro beneficio convirtiéndonos en grandes poseedores de la llama brillante. Me hubiera encantado ir pero me preocupaba mucho lo que le pasaba a mi amiga Amanda.
Fue genial estar un rato con Axel y Jenny pero no podía compararla con que estuvieran los cuatro juntos. No podrían separarnos, necesitábamos de cada uno de nosotros para formar esa risa que tanto amaban nuestros compañeros. Unido hasta el final de los días, sin importar lo que pasará.
Por eso cruzaba el pasillo prohibido, para ver a mi amiga, la cual entendía todo mis problemas, la cual le contaba todos mis recuerdos y nunca me dejaría por nada en el mundo. Me sentía tan mal por ella que podía sentirla, como si supiera por todo lo que estaba pasando. Veía como los sentimientos de varios me golpeaban, me hacían regresar y no concentrarme en llegar a ella.
Tal vez el poder se estuviera manifestando el poder, pero eso sería demasiado rápido. Cuando tenga doce años, podre descubrir uno de mis tantos poderes. Uno no sabe la cantidad que puede tener, solo que se van desarrollando a través de los años hasta los dieciocho.
Serán solo imaginaciones mías, de seguro es por toda la adrenalina que tengo por correr demasiado y evitar que me vean. Tengo que dejar de pensar en esas cosas, me creerán un loco si sigo con esos momentos de flash.
Llegue a la puerta morada de la habitación de Amanda, cada una era diferente al igual que los chicos. En los cuartos de las chicas eran de un morado oscuro hasta el más claro de los rosas, mientras el de los chicos era los colores azules hasta un verde oscuro.
Pude reconocer su habitación ya que cada uno tenía nuestros nombres, esto para no confundirnos con las otras, ya que son parecidas pero según nuestros maestros una es más oscura o clara que la de nuestra habitación. La verdad yo no le encuentro ninguna diferencia, pero las chicas si, es como si tuvieran un super poder para detectar los colores. Al menos para la mayoría.
Era la primera vez que estaba en esos pasillos, casi siempre Amanda y Jenny pasan por nosotros. Además no se nos permite estar en sus rumbos, pero ellas si pueden hacerlo con los nuestros. Es demasiado injusto. No lo entiendo.
De todas maneras no me quede pensando en esa tontería. Toque la puerta y esperé a que saliera y me recibieran con los brazos abiertos, pero nadie abrió.
Pensé en tocar otra vez y decirle que era yo. Espere otro rato hasta que la pequeña chica de cabello oscuro me jalo hacia su colorido cuarto. Es demasiado diferente al mío, ella tienen muchos cajones, una puerta que de seguro era donde ponía su ropa y más y más cajones pues ¿cuanto ocupa una chica para vestirse?
Su cuarto era de un color verde, con varios peluches en su cama, la cual es un azul cielo, luego tenia su escritorio, su espejo cerca de ahí, unas imágenes sobre las estrellas y arboles de la Tierra, unos zapatos desordenados, y un gran sofá adelante de la cama a y más cajas.
- No deberías estar aquí - dijo Amanda interrumpiendo mi vista de su cuarto.
- Un hola hubiera esperado mejor - le respondí - ¿para que necesitas tantas cajas?
- Para los zapatos, ropa interior, camisas, y cosas de chicas.
- No me vengas con eso - odiaba que ocultarán esa parte.
- ¿Entonces quieres saber? - dijo de una manera ruda y exigente.
- No gracias. - es mejor tenerlo en el anonimato, como dice el profesor de entrenamiento, las cosas de chicas son de ellas, punto final.
- De todas maneras no deberías estar aquí, perderás tu nuevo entrenamiento para ser una Luz poderosa y bendecida por todos, además vendrá mi tutora para decirme que vaya, pero estoy demasiado agotada - dijo acostándose en su cama.
- Me preocupe, desde ayer, quería saber como estabas y como no te vi pensé en venir a buscarte. Dudo que venga tu tutora, el nuestro nunca viene cuando faltamos...
-Pero la mía si, sí falto otra vez, me pondrá en detención otra vez. - dijo interrumpiendome. 
A las chicas las tenían más vigiladas que nosotros, siempre me tenían con esa intigra, de verdad que al menos no puedan controlar su respiración, porque si lo hicieran, explotarían todas.
-No sería la primera vez - dije sentándome cerca de ella -, oye vámonos a un mejor lugar va, sirve que terminas de decirme lo de esa noche.
- De acuerdo, pero déjame descansar otro rato. Aún no supero - bostezo - la inyección de ayer - dijo suspirando y cuando la mire ya tenía los ojos cerrados, descansaba un poco.
Mientras ella dormía, me levanté y mire todo su cuarto. Soy demasiado curioso. No puedo resistirme, me arrepentí mucho hacerlo, en serio, ya vi el contenido de esas cajas y no son muy agradables que digamos, pero al menos supe que la otra puerta era un lugar donde hacia todos sus trabajos, era una gran oficina con una buena computadora, miles de hojas, libros y un buen sillón.
Ahora me quejaré con mis tutores. No puede ser que las chicas tengan mejores cosas que nosotros, yo solo tengo mi cama, escritorio, un espejo, un armario para mis ropas, un sillón y otra mesa para mis libros.
Tal vez las chicas necesitan un gran cuarto. Además este espacio esta demás. Realmente me voy a quejar.
-------------------------------------------
AMANDA
Un árbol rojo y naranja, se caían todas las hojas cálidas. Yo las observaba. Caían en mi cara. Una tras otra. Mis sueños son los del pasado. Lo sé, ellos me mandan a un lugar que no creo posible. 
Escuchaba esa voz tan misteriosa para mi, me decía que la siguiera. Me extendía con sus largas manos morenas, casi de la misma tonalidad que yo,. pero no podía verle la cara. Junto a ella, estaba un señor moreno completamente, sus ojos están directos en mi, creen que puedo hacerlo. 
Pero después aparecen gritos y misericordia, observó las mismas manos, aunque de una manera tensa y deseosa, como si le hubieran arrebatado todo. Antes de poder distinguir a esa singular mujer, un ruido interrumpió mi sueño.
Observe todo mi cuarto y vi que estaba abierto mi cuarto privado. No entendía eso, si ya tenemos un cuarto que nadie puede entrar , ¿por qué hacer uno dentro del otro? 
Camine hacia el y me encontré a mi amigo leyendo mis cosas. No sabia que hacer, eran cosas privadas, mis canciones ocultas ¿como las encontró? Debería esconderlas mejor, no puede ser. Tuve que toser para que se diera cuenta de mi existencia.
- ¿Que haces todavía aquí?
- Nunca me dijiste que me saliera - contesto con astuto - así que decidí echarle un ojo a tu cuarto. Ya que tu te metes al mío ¿por que yo no?
- Pero yo no esculco tus cosas - le conteste enojada - Deja eso ahí.
- ¿Por qué no me la cantas? - dijo dándome la nota - Te he escuchado antes pero no toda la canción. Y lo siento mucho si invadí tu espacio, es que tenia mucha curiosidad. Como en mi cuarto no tengo esto, no me imagine que tuvieran esto.
- No te preocupes, he estado un poco desubicada con todo esto pero ahora estoy bien. Te perdono por esta vez. - luego observe el papel y lo mire - De acuerdo, lo haré, solo no te burles.
- Jamás lo haría.
Y empece con la primera nota:
Miro las estrellas 
Miro las luces blancas 
Escucho tus pasos acercarse
Me observan sin percatarme
No puedo si tú me miras así. - dije cuando me observaba con esa cara de alegría y animo. No podia con esa cara. Me avergonzaba.
- Vamos, si quieres cierra los ojos, haz como si yo no existiera.- dijo para que pudiera escuchar más mi voz.
- Lo intentaré pero no esperes que me interrumpa otra vez. - así que cerré mis ojos y continue la canción. La había repetido tanto que ya me la sabia de memoria.
Me mira alucinante
Me observa brillante
Pero no se percata que yo
No veo lo mismo
Yo creo que él es mejor que yo
Que nunca lo superare 
Nunca lo podre hacer
Aunque lo quisiera ver
Nunca lo superare.
Tenía miedo ahora de abrirlos. Esa canción era obvio que hablaba de él. De lo que sentía respecto a nuestra amistad. No quería que me dijera que no era cierto. Que yo era lo mismo que él. Pero es que, no puedo compararme con él. Nunca lo haré. Pero creo que se porque lo hizo.
- Amy, tu siempre me has superado...
- No digas mentiras Josh.- dije interrumpiéndolo - Piensas que yo soy mejor pero no lo soy, a nadie le agrado, nadie quiere ser mi amigo. Los quiero chicos pero ustedes se integran tan fácilmente a los otros que tengo miedo de que me dejen sola. Que ya no sean mis amigos nunca después de todo esto. Tengo un mal presentimiento.
- Si quieres podemos dedicarnos a hablar de otro tema, pero Amanda, Amy - dijo acercándose a mi - nunca dejaremos de ser amigos, incluso si mi hermano o Jenny lo hacen, tú puedes confiar en mi. Pase lo que pase.
- Gracias Josh. - dije recibiendo un abrazo de él - Lo que quería decirte la otra vez era que - dije desprendiéndome de su abrazo y mirándolo hacia abajo - somos los únicos que recordamos cosas de la Tierra..
- Eso ya lo se Amy.
- Pero no solo eso Josh, escúchame, creo que también desarrollamos poderes sin ayuda de la piedra.
- ¿ A que te refieres? - dijo un poco confundido.
- No pensaba que fuera posible, pero luego lo comprobé. Tu eres demasiado rápido, te mueves como la luz.  ¿No sentías eso cuando llegabas aquí?
- Creía que eran cosas mías. No había pensado en eso. ¿Cómo puedes estar tan segura de eso? No desconfío de ti pero ¿cómo?
- Porque yo soñé que todo esto iba a pasar. Desde el día de cuando ibamos a ser capitanes. Solo capto unas cuantas escenas. Me veía a mi en el bosque, luego a la directora diciendo quien eran los líderes, luego tu en mi cuarto y..
- ¿Qué más Amanda?
- Que te quedaba muy bien el pelo rubio.
El se alegro y nos fuimos de ahí, pero no le dije toda la verdad. Porque esa era la razón por la cual tenia miedo de quedarme sola. Josh peleaba con Jenny, con Axel, y luego iba a mi habitación y era todo lo que sabia, pero no entendía bien por qué. Tal vez hicimos algo que él se molestara con nosotros y entendía que era por mí.
Pero Josh se veía más grande. Diferente. Al menos pasaran años para que pueda averiguarlo o cuando llegue el momento lo sabré.
----------------------------------------------------------------
AXEL
Me habían dicho que mi hermano no entro a su entrenamiento. Pregunto si por pura casualidad estaba Amanda y me dijeron todo para buscarlo. No entiendo el drama por esa chica. Como si fuera demasiado especial. No tenía nada de bonito, ni siquiera su cabello negro, era todo lo contrario a nosotros que éramos las luces. Todo su cuerpo era un pecado, un monstruoso pecado.
Nadie la entiende, nadie la quiere, pero te obliga a decirle todo, todo lo que sientes, eso no era normal. Ningun ser debería tener esa atencion contigo. Nadie.
Pero no puedes, al observar esos ojos cafés, te hundes, te ves vulnerable y confías en ella. Por eso muchas personas la rebelan. No entiendo como Josh no se ha dando cuenta de esa atracción, tal vez porque de cierta manera son iguales. Josh no tendrá ese efecto en todos, pero si con algunas chicas cuando se le acercan a él. Puede mandarlas sin que ellas puedan suspirar.
Pero es que Amanda es otra cosa muy distinta. Decidí ir a los dormitorios de chicas para echarles un ojo. Pero antes de ir, me fije en el jardín de los arboles y ella estaba ahí. 
Mi querida Bethany, pero no esta sola, sino con el chico "sexy" del salon. Ellos apenas experimentaban un pequeño roce de luz, con su cabello café se transformaba a rojo en las puntas, lo mismo que me estaría pasado a mi, pero me preocupaba tanto mi hermano que reprobé a propósito y deje a la chica que me gustaba con ese chico Charles. Fui un estúpido. Pero primero es mi familia, además hay varias chicas.
Charles se despidió de ella. Pero no como antes, con un beso en la mejilla, sino en la boca. Sabia que ellos dos andaban, pero no creía que se dieran esas cosas. No pude verlos más. Y me marche pero no estaba solo cuando apenas huía. Ella me habia visto.
- Axel - grito Bethany -. Hola, ¿cómo has estado?
- Bien, no me quejo. No diría lo mismo que tú ¿cómo esta tu novio? - dije enojado.
- Excelente, Axel no se porque te enojas conmigo, tu te fuiste de mi vida. Además Charles es un gran chico. No finge que se va por su hermano.
- Eso es verdad y lo sabes - le dije acercándome un poco a ella - ¿por qué otra cosa me iría?
- Para quitarle a la chica - dijo decidida a contarme el rumor - Acéptalo de una maldita vez Axel. Te gusta.
No podía creer que todos pensarán eso. Enamorado de la chica rara de la Escuela Andromeda. Pensaba que era diferente a los demás en serio. Nadie ve lo que en realidad provoca a todos, incluso lo haría Charles si la viera más seguido. Todos los chicos estan en ese encanto cuando ella se acerca poco a poco a nosotros. Las chicas no pueden notarlo o al menos no lo han hecho. Que lastima por Bethany, de verdad me gustaba mucho.
- No puedo creer que cayeras tan bajo - dije decepcionado - yo de verdad esperaba más de ti Beth, de verdad. No puedo creer que creyeras en ese rumor. La verdad estoy orgulloso de que ya no me gustes más. Nos vemos luego Beth, disfruta tu cabello.
Me fui directo de ahí y no mire atrás. No quería enfrentarme a una realidad. Jamás lo creí. Hasta que crecí.
--------------------------------------------------------------------------------
DIRECTORA ESTRELLA
El universo era lo único que no cambiaba, los niños crecían tan deprisa que nunca se daba cuenta de cuando cambiaba de alumnos. Excepto de uno. Viéndolos crecer se entristece por no decirle a su descendiente lo mucho que lo quiere. Pero debe ser fuerte. No puede permitirse caer. No es lo mismo si estuviera todo el tiempo a su lado. Sin embargo, al menos, podía observar lo que hacia, lo difícil que lo llevaba. Al menos tiene grandes amigos que estan siempre a su lado. Al menos eso espera.
- El cielo es magnifico ¿verdad Estrella? - dijo la voz grave cerca de mi lado.
- Sabia que estabas aquí. - le dije volteándome hacia él - Pude notar tu presencia desde hace unos días. Estaba esperando que aparecieras. ¿Qué haces en estos condominios Señor Oscuridad?
- Solo paseaba por aquí para ver a mi gran competencia de chicos, he oído que sigues teniendo "discapacitados" en tu estancia...
- Eso no es de tu incumbencia. Simplemente son más fuertes al resistir la sustancia, las grandes defensas se desarrollan cada vez más, y algunos chicos nacen con poderes sin ni siquiera recibir la luz. Estamos jugando demasiado ahora con el ADN de estos chicos. No entiendo nada.
- Creo que si sabes Estrella. Han pasado tantos años que Libris se fundo ahora en nuestro cuerpo y la causa debe ser pagada por los chicos. ¡Qué lastima! Pero la vida sigue, y la batalla junto a ella. No serán un problema esta vez, veras que después de estos años, nosotros los Darks ganaremos la batalla y tendremos lo que siempre quisimos.
- Ni siquiera recuerdo exactamente por qué inicio todo esto.
- Eso es un gran problema Estrella, porque si no lo sabes, entonces ¿por qué estas luchando?
En eso desapareció la oscuridad en silencio como cuando entro. Dejando un olor a azufre y plomo.
Tal vez no sabe la explicación de esa pelea de hace cien años, pero al menos sabia por quien pelearía. No solo por su descendencia, también por esos chicos que pagan día a día una batalla sin saber la razón.
Daría justicia y terminaría esto antes de que se olvidarán de donde pertenecían. En la Tierra.

-----------------------------------

Capitulo 5. Dos Años Después
Aquí

Capitulo 12 Parte 1

Los derechos son propiedad de Disney

Capitulo anterior  Aquí

Disfrútalo en semana santa ¡SII!
-----------------------------------------------------



Zazil Ha

Oscureció. De la mañana a la noche fue un silencio incómodo en el barco. No había visto a John desde que nos separaron a cada uno a su habitación, o al menos eso creo, ya que no lo he mirado en el timón del barco.

La noche era tranquila y serena, me daban unas olas de ir a las velas a observar la luna y las estrellas, solo espero no dormirme en ese lugar tan alto, aunque la verdad, he perdido un poco de miedo a mirar hacia abajo, me dan todavía nervios. Pero resulta muy maravilloso ver las luces del cielo con su astro junto a él.

La red subí, mire la infinita oscuridad como es en el mar, con sus medusas y peces brillando en el. Es como si fuera al revés el lugar, llevándome a lo profundo del mar.

Sin ni siquiera esperar, escuche un ruido por debajo del barco; en eso mi mirada bajo -intentando que mis pies no se pusieran nerviosos como algas -, vi que saliendo del camarote esta John, con su pelo de anémona despeinada, su playera blanca, mostrando en sus mangas sus fornidos brazos, pero sobre todo sus ojos cafés, a pesar de estar en las tinieblas, podían detectarse tan fácil. Concéntrate Zazil, es demasiado noche para pensar en sus ojos o en como su brazos son demasiado ... ¡CONCÉNTRATE ZAZIL HA!

Vi fijamente a John acercarse poco a poco al bauprés, pero se detuvo por la mitad, admirando la vista. Sabia que era una oportunidad para mi, así sería como un encuentro ocasional, diría que no he podido conciliar el sueño y hablaríamos toda la noche...

Eso suena como un plan perfecto. Estaba decidida a bajar del palo mayor hasta que escuche un sonido, pensé que era el mar llamándome como comúnmente era, pero ver hacia abajo una figura familiar me hizo detenerme.

Juro que esos cabellos castaños, esa cara morena, con esos ojos parecidos al césped me resultaban conocidos. Tal como Hime.

¿Será ella?

-----------------------------------------------------------------

John B. Read.

No deseo dormir, mis pensamientos solo revolotean al recordar toda mi infancia. Esos momentos de los cuales decidí mejor callar. Nadie debe conocer el pasado, solo una persona los conoce. Sin él, no podría haber huido del gran infierno que estuvo presente. Pero no puedo ignorarlos más tiempo.

Fueron esos momentos de los cuales pude convertirme en lo que soy. Ese poema no deja de rememorar mi dichoso destino. Siempre fue así. Tratando de cambiar las letras de mi rumbo. Fue el poco tiempo en encontrarla, lo mucho que me esforcé para separarme de ella, pero es un imán en mi. Trate de ser fuerte, pero desde el primer día que me enseño sus ojos rojos de ámbar, no pude parar de seguirla. Solo tres años pude "actuar" como si no me importara, pero cada vez que estaba con una chica, siempre pensaba en ella, incluso de alejar a los chicos de ella.

Malditas palabras resonando en mi mente:

Ver los ojos ámbar,
me harán enamorar.
Ver los ojos del mar,
Me harán amar. 

No puedo más. Necesito un poco de aire. Salí con la luna y las estrellas en este barco sin vida. Caminar hacia el mar me harán reflexionar un poco más. Camine hacia la bauprés y me detuve a la mitad de este. Siempre el mar me hacia estar en paz. Lo que faltaba en mi vida era el mar. Era ella, a pesar que sea mi destrucción. Era lo que faltaba en mi vida.

- Salir de mar es un buen escape ¿no es así John?

- Ni me lo digas Hime, estos días ha estado demasiado complicado para todos...

- Y se complicará más - dijo sería y mirando hacia arriba, haciendo que la mirará - sabes que lo será, y tu destino más cercano y temido lo tendrás.

- Eso ya lo sé, desde que la vi en el muelle hace seis años supe lo que se refería mi madre y padre. Pero uno todavía puede cambiar su destino, siempre les decía.  No se sí fue una gran idea irme con Barbossa ese día, es solo que...

- Te aseguro que fue lo mejor - respondió sin ni siquiera terminar mi oración - verás que no todo es tan malo...

- ¡SABES QUE NO ES ASÍ! - replique - ¡SI SE VA ES LO MEJOR QUE PODRIA PASAR EN MI VIDA!

- Pero también lo peor John, te dolerá mucho, saber que serás su segunda opción. John, ella escogerá lo que su corazón le mande.

- No sé si pueda hacer que ame de nuevo el mar, conozco su secreto pero si le dijo mi niñez...

- Sabes que sucederá si descubre tu pasado, no creo que se enoje por eso, se quedará aún más, si quieres que te odie es bajo tu propia destrucción, pero tu no quieres que ella salga herida, nadie lo desea.

- ¿Por qué es tan difícil todo esto? Todo por la maldición de sus ojos...

- Nada es fácil John - siguió interrumpiendome como solía hacer antes -, la profecía no tiene nada que ver. Sé que solo son simples piezas de este hechizo, pero te aseguro que en el fondo de mi corazón de mar y arena, todo saldrá bien.

- A veces creo que eso es imposible Hime, ya no creo más en esos cuentos felices, pero no me importa ya lo que me pase, siempre que ella al final del día, escoja el mar, mi alma descansará en paz.

----------------------------

¿Confundidos?

Hola chicos, he vuelto y con más historia.

Con más tormento a sus sueños con Zazil Ha y John.

Espero escribir  el otro capitulo mañana o el jueves - si es que me dejan estar en la compu -.

Los extrañe mucho y no me maten por no actualizar las cosas.

Buenas lecturas les deseo.

Capitulo 12 Parte 2 Aquí

lunes, 7 de marzo de 2016

Capitulo 3.Un Nuevo Comienzo

Esta obra es original. Hecha por Teresa Briseño

Capitulo anterior Aquí

Disfrútala con un sandwich

-----------------------------------------------------

FUGAZ 
Hoy es el día.
Tengo que estar preparada para conocer un poco más a mi Princesa de la Noche de Estrellas. La pase desapercibida ya que no era muy predecible que digamos. Sé que el chico me dijo la verdad. Pues su mirada era una señal de confianza y recuerdos. Conocía el don de ella hacia los demás aunque ella no lo notará, los demás estaban al tanto de ello.
Pero como pasa todo el tiempo invisible a los demás excepto de sus amigos, lo pase desapercibida. No me culpo por no haberlo notado antes. Aunque si por los otros que pasaron de largo por solo dejarme llevar por una cara bonita.
Creo que un profesor hace este conjuro, pero dudo que tengan ese tipo de poder. Aunque siempre tienen un poder bajo la manga, dudo que sea este caso.
Estoy en el cuarto blanco preparando todo para ella. Una jeringa oscura camuflajeada con las flores luces de Marte la esperaba este día. Me muero de ganas por darle de una vez su primer lado oscuro. No se como se enfrentara. Cómo defenderá su cuerpo el extraño líquido.
A veces pienso que esta chica será nuestro comienzo a una vida donde los oscuros reinaran durante al menos un tiempo.
El día de las luces se extinguirá por esta vez.
————————————————————————————————
AMANDA.
No se que pensar sobre la otra noche. No me soltó para nada Josh, ni durante el recorrido a mi habitación. Fue un poco extraño. Si he aceptado miles de veces la mano, pero no por toda la noche.
Pero no resulto incómodo. Su pequeña y delicada piel era como algo pegadizo, algo sudorosa y cálida. A pesar de eso, no quería soltarla. Esa vez no deseaba soltarla. Fue él que solto mi mano. Resulto después extraño.
Camine de mi cuarto a la enfermería con mis sólidos pensamientos de esa noche. Con su mano sosteniendo la mía, moviéndola de un lado a otro, nuestros cabellos volando con el aire artificial de la escuela galáctica y sus delicados ojos cafe miel.
No se como se vería en la transformación Josh. Me lo imagino a veces pelirrojo y cuando le dijo eso, él se enoja, odia ese color preferiría convertirse en oscuro antes de tener el pelo rojo.
Reí por sus comentarios. Siempre tomaba ese color como algo horrible. No sabia como nosotros no podíamos tener el color azul del universo de los oscuros. Pero eso es fácil de responder. Porque la oscuridad siempre tiene esos colores: azul, negro, cafe, ... En fin todo lo que es negro.
Me quedo en una puerta con todo eso olvidando a donde debo ir. Pero ya habia llegado. Estaba abierta la puerta y con una sonrisa de la doctora pase al cuarto blanco
———————————————————————————————
FUGAZ
Presentía desde antes a la princesa pero se me hizo muy raro que no pasara. Tuve que abrir la puerta para que se saliera de su nube y pasara a la gran luz blanca del cuarto. Esta chica sí que esta en las estrellas.
Si hubiera estado el chico en su lugar se hubiera llamado principe de noche, sin estrellas porque él no las persigue como ella. Él pudiera contemplarlas pero no las ve como Amanda. Ella se da cuenta del poder de ellas. Ve sus colores azul, amarillo y rojo. Los cuales los humanos han olvidado por ver mas la tierra que el lejano cielo. Mi dulce princesa esta sola sin ser comprendida por todo los demás. Por eso sera una buena líder. Sin nadie que la interrumpa al menos después de que se transforme.
- Hola Amanda, ¿te perdiste verdad?- le conteste con dulzura.
- Un poco, solo pensaba sobre... - ¿mentiría? - un amigo - la verdad a medias me agrada -.
- Debe ser uno especial - dije tomando la jeringa y un poco de algodón con alcohol - . Te dolerá un poco querida - dije pasando el algodón por su delicada piel de su hombro- como contiene la piedra Libris en su mayor esplendor, sus propiedades se adentrarán en tu cuerpo y se combinaran con todas las células. Es normal que te sientas mareada o sin sentido pero todo es parte del proceso.
En ese momento, puse la jeringa, puse el liquido camuflajeando de flores de luces a mi querida Princesa de la Noche de Estrellas.
Me moría por conocer como sería realmente. Pero tenia que esperar.
¿Cómo se defendería su cuerpo con el extraño líquido oscuro?
Bueno lo averiguare ahora mismo.
————————————————————————————————————-
AMANDA
Sentía mi cuerpo débil. Cansado, agotado, delicado, sin sentido. Mareada y exhausta, demasiado malo para ser verdad. Podía sentir como el líquido se pegaba a mi cuerpo, me sentía extraña, no veía luz, veía sombras, negrura, pero luego veía eso blanco, esa luz, convirtiéndose en un gris blanco.
¿Eso es extraño?¿Cómo puedo ver ese color? Siempre es blanco, ¿será normal?
- He visto algo extraño Doctora Fugaz.- dije sin fijarme que me sostenía a la mesa y miraba hacia el suelo.
- ¿Qué fue?
- Una sombra, algo negro y oscuro.
- Fascinante - dijo con una gran ¿sonrisa? - , has logrado eliminar la parte oscura de ti. Amanda serás una gran luz.
- ¿Esto le pasa a todos?
- Si querida. Todos sufren un colapso porque nuestra especie no es solo luz. Tranquila princesa - tomo mis dulces manos las cuales estaban temblorosas por mi rara transformación - , este sera un nuevo comienzo para todos. Serás una buena líder. La mejor.
¿Ser yo una grandiosa capitana? La doctora no sabe de lo que habla. Ni siquiera puedo hacerlo desde el inicio ¿cómo lo hare ahora?
Tiempo después comprendí todo pero era demasiado tarde cuando lo supe.
————————————————————————————-
JOSH
La luz estaba en mi. Yo era luz y jamás sombra. Cuando vi la llama blanca en mi ser lo supe y me sentí tan bien que corría por toda la escuela. Brincaba, saltaba, no quería parar de moverme.
Ahora tenia que buscar a mis amigos para que podamos festejar nuestro comienzo como luces. Los grandes soles que llenaran un mundo de sombras a luz. De oscuridad a día. De algo malo a algo bueno.
Sería el comienzo de algo nuevo. Y mis queridos amigos pertenecían a ello.
Me muero por ganas de estar con ellos y luchar y batallar.
Veo a Amanda salir de la enfermería y esta con una cara distinta a la mía. Al menos eso es lo que observo por su forma de caminar y estar de una manera distinta de las otras veces.
Me acerque a ella preocupado. No tenia esa sonrisa radiante de sol. Se ve diferente. Como si le hubieran dado un veneno a su presencia y estuviera aun presente.
- Amanda ¿estas bien? - dije tocando su morenito hombro
- No como yo quisiera - dijo acercándose a mi y poniendo su cabeza en mi hombro.
A pesar que es mas grande que yo - solo unos cuantos centímetros - le correspondo y la acerco mas a mi cuerpo.
Nos quedamos un momento así hasta que ella decidió apartarse e irse. Pero yo la detengo agarrando su mano como la otra vez y me mira.
- ¿Me contaras lo que te sucede Amanda? - dije apretándole la pequeña mano, para que no se fuera.
- Fue extraño y me siento toda cansada del cuerpo - responde algo agotada.
- Eso lo veo, pero yo me siento genial y con ganas de correr y correr.
- Me alegro Josh - dice cansada - pero yo no. Tal vez la inyección no da el mismo resultado para mi.
- Si quieres hablamos de lo de ayer...
- ¿De qué hablas? - dijo con una linda voz caída.
- Antes de que te interrumpiera la voz de la Directora Estrella, me ibas a decir lo que tenemos nosotros.
-Lo siento Josh, estoy muy cansada. Tal vez lo dejemos para después. Ahora quiero ir a mi habitación.
No le solté la mano. Le dije que si podía acompañarla a su habitación, me preocupaba mucho. Le rogué, incluso le dije que no hablaría de eso, me quedaría en silencio. Ella no quería eso, porque sabia que hablaría, pero de todas maneras acepto de mala gana.
Así que la acompañe hacia su cuarto blanco, durante el camino no hable para nada, la deje con sus pensamientos, aunque cada vez que pasaba el tiempo quería comentarle aunque sea de su estado, sin embargo no hable.
La deje en su cuarto y me fui al Gran Comedor Galáctico, donde mi hermano Axel y Jenny me esperaban para hablar sobre nuestra increíble transformación.
Les comente lo que sentía Amanda, lo que ocurrió durante su tiempo en que la inyectaron, como se sentía. Ellos me prestaron atención y cuando termine hubo un largo silencio.
Pero no duro tanto. Cuando terminamos de comer, nos fuimos hacia nuestro Jardín Espacial y en ese momento recordé a mi querida amiga-hermana. A ella le encantaría estar aquí, es su lugar favorito pues están esas ramas que siempre sueña, pero no los colores. A veces intento imaginar esos colores tan inusuales y creo ver lo mismo que ella.
Ninguno pregunto sobre Amanda durante ese tiempo. Pensé que ellos comprendían más a ella que yo. Pero eso era un error que supe después.
Cuando me fui haciendo grande comprendí que ellos nunca sintieron nada por ella. Mis sentidos me decían a gritos que estaba correcto con esa afirmación pero mi mente me tranquilizaba y me respondía que todo estaba bien.
Estuve por un tiempo un rato más. Pero no dejaba de pensar de como Amanda se sentia.
Mis pensamientos no estaban tranquilos si no estaba ella.
—————————————————————————————————————-
JENNY
Este día no puede acabar. Me siento mal de que Amanda no estuviera con nosotros pero me alegro porque puedo estar con Josh, aunque este también su hermano por un momento sin una chica viendo la oscuridad del universo.
No me sentía tan bien desde el momento que lo conocí. Axel se queda por un rato más pero luego decide que debe ir a su cuarto a arreglar algunos asuntos pendientes. Me alegra que me deje sola con él. Nunca he tenido uno.
Doy gracias a su dichoso destino por hacer esto.
De verdad valió la pena. Así que me acerco a él y le pregunto como se ha sentido cuando recibió la luz, como todos nosotros.
- ¿No te sentiste genial al recibir la luz Josh? - dije poniéndome en su lugar y mirarlo con ojos de viejos amigos.
- Si Jenny, me sentí como si una ráfaga de electricidad me recorriera como nunca. Sentí ser el rey del mundo. Capaz de controlar todo. - dijo un poco fatigado
- Lo sé como si te comieras miles de chocolates - dije entusiasmada y alegre.
- Pero eso no sintió Amanda cuando la inyectaron.
¿En serio? ¿Tenía que hablar de ella? ¿No le basto con lo que nos contó? Necesito alejarlo de esos pensamientos. No es bueno que se preocupe por una chica como Amanda. No me cae mal pero no entiendo como una persona como él puede estar con ella. Deben tener algún secreto o hobby en común. Tendré que averiguarlo pero por lo mientras tengo que distraerlo de la Estrellita.
- No te preocupes, tal vez es solo un bajón, a algunos chicos que conozco le sucedió lo mismo - y no mentía realmente había pasado - se sintieron cansado. Tal vez es diferente ya que tienen un tipo de ... - ¿como podía describirlo sin sonar racista? -Mmm, descendencia distinta. Como son... mmm
- Comprendo lo que dices- dijo un poco razonable
-¿En serio?
- Si tal vez sea cierto.
- Bueno entonces las traes - dije tocándolo y corriendo sin parar
- No por mucho tiempo - dijo persiguiéndome.
Fue un día hermoso. Él y yo solos, jugando como nunca y eso solo lo tuve con él.
Fue el único momento que lo sentí real porque cuando crecí, todo cambio entre nosotros, solo que nunca como lo imagine.
—————————————————————————————————————————————————————-
LLAMADA ENTRANTE DE LA OSCURIDAD
- ¿Cómo te fue con tus chicos Nova? ¿Realmente su cuerpo acepto la energía oscura?
- Estaba un poco preocupada por la chica, se sintió un poco mareada y cansada de lo normal, pero estará bien. Sobrevivió a la primera dosis. Los demás solo sintieron una leve caída. Al parecer nuestra querida niña es fuerte. Tiene más poder que lo que imagine...
- Excelente, veo que hemos hecho un gran cambio. Gracias Nova por todo. Tal vez merezcas un ascenso después de todo.
- Todo por la Oscuridad mi señor. Siempre.
Al colgar el teléfono, nunca me imagine encontrar a la persona que me describía mi gran traidora. Ese tipo de poder es único, si fuera luz, se transformaría para que los súbditos pudieran seguirla, y ser respetada como una líder pero cuando se este usando en esta sustancia negra, será para temerle y seguir su voluntad.
Todo va mejor que lo que planee. Adios Rey Oscuridad. Hola Reina de la Noche de Estrellas.
Pero primero tienes que ser mi dulce Princesa.
No queremos que empiece a volar cuando a penas recibirá sus alas.
Debe ser entrenado, como cada uno de los líderes. Ya no tendré que preocuparme de eso al menos.
Tenemos lo que necesitamos.
Y eso no nos quitara nadie, ni siquiera la querida Estrella.

---------------------------------------------

Capítulo 4. La Risa No es la Misma
Aquí