Páginas vistas en total


I made this widget at MyFlashFetish.com.

domingo, 28 de agosto de 2016

Capítulo 13 Parte 4

Los derechos son propiedad de Disney

Parte anterior Aquí

Disfrútalo regresando a clases :(
----------------------------------------------------------------------------

Hector Barbossa

Sale del cuarto John, con el mono entre sus hombros, tengo que hablar demasiado con este chico; nunca ha funcionado este método, ¿por qué es tan difícil tener un momento de tranquilidad?

Cuando supe sobre sus sentimientos sobre ella, pensé que eran ficticios, que solo durarían por un momento, pero me equivoque, ¡Cómo pude ser tan tonto! Él es hijo de una sirena y nada menos que un misionero que se enamoró de ella; tal vez, por eso se fue al seminario, tal vez, su familia provenía de ese chico, ese chico que estuvo enamorado. Pero él no estaba con ellos cuando me encontré con John, si no con un hombre distinto.

- John, ¿por qué? - le conteste cuando llego hacia mi, sabia que no podía ignorarme todo el tiempo, era mejor enfrentar las consecuencias de sus actos.

- No puedo engañarme a mi mismo Barbossa, ya no más, he luchado, y tratado de sentirme indiferente con cada cosa que ella hace, pero no puedo, no más. Tengo que aceptar mi destino, tengo que corresponderle a pesar de que pueda salir muerto.

- Entonces, simplemente te rendirás. Yo no te crié para eso pirata.

- Lo sé - dijo sin apartar sus ojos de mi -, se suponía que debí callarme, alejarme, ser una persona de lo más vil y desagradable para todos, si no, simplemente para ella. Pero no puedo decir que la dejaré morir, no puedo, no soportaría vivir lo mismo dos veces.

- Todavía podemos buscar una solución.

- Jamás la encontraremos, es mejor aceptar mis retos por algo soy el chico de sal.

- No puedo quedarme con los brazos cruzados, sabes John, no te rescate de tu terrible infancia para que desperdicies tu vida de esa manera.

- Prefiero sacrificar mi vida en algo que vale la pena, para eso vivo, ese es mi destino. Porque ella lo vale, podré mentirle o alejarme de ella, pero siempre ha sido tarde. Desde que lanzó los ojos rojos, ya es tarde.

- No si hay esperanza John. Tal vez no seas mi verdadero hijo, y desconozca parte de tus orígenes pero, no puedo dejar que esto suceda.

- Nada hará que regresé a la vida Barbossa, déjame morir con dignidad. No merezco morir, pero nadie en esta vida es llamado a nacer, al igual que nadie en esta vida se salva de la muerte.

"Sé que no debería rendirme, buscar una solución, lo podré hacer, pero Barbossa, te pido, que si hay algo que impida que pueda morir, al menos, no interrumpas, mi vida vale demasiadas vidas para desperdiciarlas en una

Con esas simples palabras, se marcho mi querido John buscando un lugar donde sus pensamientos y pesadillas lo atormentarán un rato más.

-----------------------------------------------------

John B. Read.

Alejarme de Barbossa fue lo mejor, lo peor esta que no sé ahora donde podré descansar por un rato, debí quedarme con Zazil por un rato, tal vez me pegará al momento que despertará con ella, pero valdría la pena, aunque no soportaría más preguntas de ella, no sé hasta cuanto tiempo podría ocultar la verdad, no tendría sentido seguir con la farsa, ya casi falta poco para su cumpleaños.

No puedo volver, necesito subir otra vez, recordar lo que perdí esos días.

Recuerdo los días de ese muelle, de esos años antes de que Hector Barbossa me encontrará reconociendo a mi madre, mirándola con una cara curiosa e increíble como si un muerto hubiera vuelto a la vida.

Pero a pesar de todo, mi infancia no fue tan desastrosa, tuvo buenos momentos, tenía amigos, y una desconocida, una chica de cabellos rubios, cabellos delicados de seda, con una piel sensible con el sol, tanto que la mantenían alejada de la marea, con sus impresionantes ojos verdes, ella me miraba para que me acercará a ella, era una razón por la que casi no visitaba el muelle.

FLASHBACK

- Debería decirle al menos hola pequeño John, no puedes perder una oportunidad como esta - dijo Hime en el mar. - viendo que miraba una vez más a la pequeña Akira sin prestarle atención a su conversación. 

- También debería decirle a mi madre que tengo platicas con una sirena pero no lo hago. 

- Y siempre llevando la contraría a uno, al menos todavía no desarrollas el sarcasmo al máximo, y dudo que puedas hacerlo, eres demasiado bueno para eso. 

- ¿Cómo puedes saber eso?

- Tu mirada, no parece la de una persona mala, solo la de una persona que quiere amor. 

- Y vamos a la parte de los sentimientos. Bueno que esperaba de una sirena, si ustedes intentan ahogar a los marineros, tal vez por eso mi madre no quiere que este cerca del muelle. 

- Yo no estaría tan seguro de eso John. Tu madre esconde algo más que una simple mentira. Y no solo hablo sobre ocultar su identidad de sirena. 

- ¿Hay maneras de que una sirena sea desterrada de su hábitat? - pregunté indignado. 

- Que yo sepa no, solo hubo una vez donde una sirena fue sacada del mar contra su voluntad propia, pero regreso a salvo, claro trajo a un chico pero que yo sepa, no. Al menos eso no es lo que nos dicen a los "pequeños" - haciendo señas con sus manos -, nos cuentan. 

- Bueno al menos sé porque puedo verte y hablar contigo, ojalá pudiera meterme al mar contigo, y flotar entre las olas.  Pero mi madre me lo impediría, al menos tengo suerte que ella no me vigile todos los días. 

- Además es una pena que no puedas disfrutar del mar. Es tan relajante, te sentirías bien si te mojarás un poco tus pies. Debe hacer un calor inmenso.

Es verdad hacia un calor inmenso, quisiera poder tocar cada uno de las gotas que conjugaban con el mar, sentir esa sensación de hidrógeno y oxigeno en mi piel, tratando de refrescarme el día con un poco de sus partículas sobre mi cuerpo. 

Deseo hacer tantas cosas, deseo tanto hablar con la chica de cabellos rubios, que con solo su presencia me intimida, es a esto lo que he llegado, a un tonto niño de nueve años enamorado de una chica que tal vez, note mi existencia. 

Tal vez, después de todo, pueda saludarla. Despidiéndome de Hime prometiéndole al menos saludar a mi dulce amor Akira, me dirijo a lo que es el mercado pescadero del pueblo. Ella sin notarme esta sentada en una pequeña banca, tan perfecta, todo estaba en orden, sus cabellera por más que intentará moverla, parecería que volvería a su lugar original. 

Un hola fue suficiente para imaginar una vida con ella, una cosa que un niño de nueve años no imaginaría, simplemente quería ser al menos su amigo e inesperadamente su primer beso, su primer amor. Ella fue un motivo para alejarme de la marea, del mar que ignoraba y tanto anhelaba conocer, aunque por un momento, lo olvide por completo, ya que mi vida con la tierra era distinta. 

Pasaba el tiempo y yo creía que al final me dejaría como su amigo, hasta que tocaba su mano entre las mías, las entrelazaban entre mis dedos, parecíamos dos chicos inocentes jugando algo muy peligroso, pero no fuimos nosotros quien destruye esta hermosa amistad que se iba a convertir en amor, simplemente, cuando llego un barco plateado a la bahía, todo en mi mundo, en mi pequeña vida, empezaron a complicarse las cosas. 

Con una cabellera roja, como la sangre, bajó del barco, llenando mis días de luz, lleno de oscuridad, de un pasado que quiero borrar, que quiero arreglar. 

------------------------------------------------------------------

Y con eso terminamos lo que es el capitulo 13. Que duro, que difícil fue terminarlo, tenía pensado tener una parte donde también se encontrará con Elizabeth pero creo que es demasiado, además, abra una parte donde nos explicará más sobre la chica Akira en otra parte, donde estará Jack y por supuesto Zazil.

Espero que les guste esta parte y muchas gracias por la paciencia, claro, las que la leen desde un inicio, aunque siento que he perdido lectores por no actualizar.

Pero lo siento, ya se me complicará más, ya que tendré que hacer servicio social, aunque no es excusa, debería ponerme horarios, en fin.

Espero que les guste y les deseo buenas cosas en este nuevo ciclo para las personas que regresamos a los estudios.

Buenas lecturas les deseo.

CAPITULO 14 PARTE 1 Aquí


No hay comentarios: